El Galaxy Note 7 será muy difícil de reparar según iFixit

0
Samsung Galaxy Note 7 teardown iFixit
Credit Image: iFixit

Aparte de ser uno de los teléfonos inteligentes más comentados últimamente, el Samsung Galaxy Note 7 es uno de los más caros que nos podemos encontrar actualmente. Por si no lo sabías, iFixit es una compañía que desde hace un tiempo se dedica al desmontaje de gadgets y nos muestra que tan fácil o difícil será reparar un terminal. Esta vez le tocó el turno al actual nuevo phablet de Samsung, así que pasemos a ver loa resultados.

Hay que tener en cuenta que el Galaxy Note 7 cuenta con protección al agua y tiene pantalla curva por lo que desde ya no podemos esperar un muy buen resultado. También vemos que al no poseer tornillos externos, la parte posterior debe ser removida con calentador adhesivo y unas copas de succión. Una vez estamos en el interior, podemos ver la bobina de carga inalámbrica. Observando el espacio que han dispuesto para el S-Pen, no es de extrañar que tenga una batería menor que el Galaxy S7 edge (aunque apenas son 100 mAh menos). También podemos ver el escáner de iris, la misma cámara que tenemos en el Galaxy S7, el tubo disipador de calor, y los componentes que hacen que el Galaxy Note 7 sea resistente al agua.

Samsung Galaxy Note 7 teardown iFixit
El Samsung Galaxy Note 7 según iFixit
Samsung Galaxy Note 7 teardown iFixit
El Note 7 desmontado al completo. Credit image: iFixit

iFixit le ha dado una puntuación de reparabilidad de 4/10, lo cual es un punto más alto que el Galaxy S7 y S7 edge. Hay que tener en cuenta que el valor de 10 significa que un terminal es muy fácil de reparar. Con el nuevo diseño del Galaxy Note 7, no es necesario desmontar la pantalla para poder reemplazar el puerto de carga. Sin embargo, al igual que en S7 y S7 edge, es muy difícil de quitar y sustituir el cristal frontal sin dañar el panel en si.

Te recomendamos: Android 7.0 Nougat sería anunciado oficialmente el 22 de agosto

Estas son las notas que ha dejado iFixit junto con la calificación:

  • Muchos de los componente son modulares, por lo que se pueden sustituir de manera independiente.
  • El mejorado tendido de cables hace que el puerto de carga se pueda quitar sin desmontar la pantalla
  • La batería se puede quitar sin sacar la placa base, pero cuenta con un adhesivo resistente que hace el cambio muy difícil.
  • El panel frontal y trasero lo hace el doble de fácil de astillarse y el fuerte adhesivo en el cristal trasero hace muy difícil el acceso al interior del dispositivo.
  • Debido a la pantalla curva, reemplazar el cristal frontal sin destruir la pantalla es probablemente imposible.

Así que si eres de los que está planeando adquirir el nuevo Samsung Galaxy Note 7, te recomendamos que tengas cuidado con tu nuevo teléfono de más de 800 dólares.

¿Qué te parece esta novedad? Déjanos tu opinión en los comentarios.